Tecnologías de la Información y Comunicación Y... MÁS.

Blog de Informática y TICO

sábado, 7 de febrero de 2009

La escuela del 2018

Fotografía de la entrada del instituto
¿Cómo me gustaría que fuese la escuela del 2018?

Hay dos aspectos importantes que quiero abordar respecto a la escuela que me gustaría tener en el año 2018. El primero de ellos es el lado humano de la escuela: los docentes y los discentes. Y el segundo de ellos es el de los recursos materiales y cómo se hacen éstos efectivos.
En primer lugar, me gustaría una escuela de chicos y chicas disciplinados, responsables, con interés por aprender y motivados, en cuya educación juegue un papel muy importante sus familias y los profesores al unísono. Alumnos guiados en su proceso de aprendizaje por profesores bien considerados, respetados, formados y actualizados. Profesores felices por trabajar en el Centro que han elegido, estables, que no tiemblen cada año (en el mejor de los casos) por saber dónde les van a enviar a trabajar. Profesores felices de ver crecer a sus alumnos con el paso de los años. Felices de verlos convertirse en hombres y mujeres.

Por otro lado desearía una escuela en la que se invirtieran los recursos humanos necesarios (para la no masificación de las aulas) y los recursos materiales necesarios para su modernización. Ordenadores portátiles para todos los alumnos, el ordenador-proyector del profesor incorporado al aula como lo está la pizarra ahora mismo, como una herramienta más para su utilización a demanda de las necesidades del desarrollo de las clases, sin cita previa en un aula casi nunca disponible bien porque es privativa de algunas materias o porque al ser de todos, al final no es de nadie y nada funciona. La escuela del futuro tiene que incorporar las nuevas tecnologías sin olvidar las técnicas tradicionales. Las tic no son un fin en sí mismas, sino un medio más que hay que aprender a usar, a usar bien, a no abusar, un proveedor más de recursos didácticos, sin desterrar las bibliotecas, los laboratorios, las salidas del Centro... Una herramienta más para conseguir los objetivos de aprendizaje, pero sin obsesionarse con ellas.

Pero no puedo terminar sin cuestionarme: ¿Por qué en el 2018 y no en el 2010?. ¿Por qué no el mes que viene? En nuestras manos está. ¿O no? Creo que hasta que nuestros dirigentes políticos no consideren la Educación como algo que debe funcionar con una Ley estable e independiente del color del partido que nos dirija, sin amiguismos, sin preferencias. Hasta entonces, no conseguiremos tener la escuela que todos queremos: equitativa, solidaria, participativa y productiva, sino la que lamentablemente nos merecemos.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario. Un blog se nutre de ellos.